Contratos Atípicos

Los contratos “Atípicos” son aquellos que no encuentran una  regulación específica en la legislación, ya que integran en su contenido elementos de varios contratos típicos (aquellos que sí están específicamente regulados por la Ley), por lo que esos contratos atípicos obviamente encuentran respaldo legal pero no encontraremos en la legislación un capítulo especial para el contrato que estamos celebrando.

El contrato de Franquicia por ejemplo era un contrato que no tenía un tratamiento especial, puesto que el mismo regulaba una relación jurídica que hasta hace poco tiempo en nuestro País, era novedosa, pero a medida que las Franquicias se han ido posicionando en nuestro País como uno de los mecanismos más efectivos para invertir  y crear nuevas empresas, los legisladores se dieron ala tarea de generar un apartado especial en la Ley de la Propiedad Industrial.

Igual ejemplo encontramos en el contrato de arrendamiento financiero, basado en la figura del “leasing” del derecho anglosajón, el cual dado su uso cada vez más cotidiano en nuestro País, hizo que se generara un lugar especial en la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito para regular este tipo de contratos.

Hay pues, diversas relaciones jurídicas que escapan de lo ordinario y ante ellas se hace necesario generar un marco normativo específico e individualizado por el cual los intereses de las partes otorgantes queden adecuadamente protegidos por la legislación.

Permítanos escuchar sus necesidades a efecto de generar el contrato adecuado.